La agencia de calificación ha rebajado la nota de Bankia, Banco Popular y Bankinter en un escalón hasta 'BB+', nivel conocido como bono basura. S&P, no obstante, ha mantenido la nota de los dos principales bancos españoles, BBVA y Santander.

Standard & Poor's ha anunciado hoy otra oleada de rebajas de ráting en el sector bancario español, tal y como avanzó ayer Expansión.com. Los peor parados han sido Bankinter, Banco Popular y la nacionalizada Bankia, que han visto como su nota ha caído hasta 'BB+', desde 'BBB-', con perspectiva negativa. También ha revisado a la baja la nota de Banca Cívica, que ha pasado a 'BB' desde 'BB+', y el de la matriz de Bankia, BFA, que baja ahora a 'B+' desde 'BB-'. Todas ellas quedan en nivel de alto riesgo o 'bono basura'.

En el comunicado, la agencia justifica la rebaja de Cívica, Bankia y su matriz BFA y Popular por las dudas que tiene en su posición de capital. Sobre Bankinter, S&P apunta a las dudas que tiene en su modelo de negocio. Añade también que la nueva nota de Popular y Bankia refleja el potencial de que el Gobierno apoye a estas entidades de manera extraordinaria en el corto plazo.

Los dos grandes bancos, Santander y BBVA, han escapado a la revisión de la firma y mantienen su nota en 'A-' y 'BBB+', respectivamente, con perspectiva negativa. S&P agrega que podrían bajar la nota si hay un incremento de la presión sobre el sector en un contexto en el que se deterioran las condiciones económicas de España. La firma mantiene en revisión para un posible rebaja el rating de cinco entidades españolas.

S&P mantiene la amenaza de rebajar a Caixabank, La Caixa e Ibercaja a la espera del resultado de las adquisiciones pendientes, ya que su integración podría tener un impacto negativo en su solvencia. Por el contrario, podría aumentar la de Banca Cívica al creer que podría beneficiarse de su integración con Caixabank.

Respecto a Bankia, la agencia añade que mantiene en revisión para una nueva bajada la calificación de Bankia y BFA por las "incertidumbres" que rodeen a la reestructuración y el plan de recapitalización de Bankia, así como a los riesgos que puedan surgir durante su implementación.

Además, la agencia ha decidido hoy mantener la nota global de la banca española, aunque degrada la calificación del "riesgo económico", uno de sus componentes, en línea con la rebaja de España.