El Gobierno pasará a ser el principal accionista de Bankia. El consejo de administración, presidido por primera vez por José Ignacio Goirigolzarri, ha aprobado este miércoles después de tres horas de reunión la entrada del Estado en su accionariado a través de la conversión de los 4.460 millones de euros que recibiera la entidad a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en capital de la entidad. Las primeras reacciones desde el Gobierno aseguran que no se trata de una "intervención". El castigo en bolsa desde la salida de Rodrigo Rato le ha costado ya 648 millones de euros en los últimos tres días.

A las 18:30 horas de este miércoles comenzaba la reunión del Consejo de Administración de Bankia en la que en primera instancia ha sido nombrado José Ignacio Goirigolzarri como nuevo presidente de la entidad tras la salida de Rodrigo Rato, en principio, pactada con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que no descartaba el pasado lunes “ayudas públicas” en caso de que fuera necesario y como “último recurso” a la banca, en una entrevista concedida a Onda Cero.

En esta reunión, ha sido aprobada la nacionalización de Bankia a propuesta de Goirigolzarri. La entidad ha aceptado la conversión de preferentes por valor de 4.465 millones de euros en acciones controladas por el Estado, que es el dinero que inyectó el FROB el pasado año 2010 en la matriz de Bankia, Banco Financiero y de Ahorros cuando surgió la nueva entidad, conglomerado de siete cajas de ahorros.

A través de esta fórmula, el Estado posee el 45% del capital de Bankia de manera ‘indirecta’, mientras que el resto del capital sigue en manos de las cajas que forman BFA. En principio, y según las primeras especulaciones, con esta operación se apartaría la opción de inyectar directamente dinero público por medio de los conocidos como ‘Coco´s’, bonos contingentes convertibles, por un montante total de unos 7.000 millones de euros (aunque la horquilla se ampliaba hasta los 10.000 millones).

A las 22 horas, el Ministerio de Economía confirmaba la noticia a través de un escueto comunicado de un folio en el que reconocía "improbable, a la vista de la situación de la entidad y de su grupo, que la recompra de las participaciones preferentes pueda llevarse a cabo dentro del plazo de 5 años" estipulado a través de la 'inyección' concedida del FROB. Aún así, el ministerio dirigido por Luis de Guindos califica esta entrada del Estado como "un primer paso necesario para garantizar la solvencia" de la entidad y asegura que "esta decisión" supone "la toma de control público" pero no una "intervención".

De todos modos, a raíz de la polémica levantada por la auditoría de sus cuentas, el porcentaje controlado por el Estado podría ser mayor. Recordamos que Deloitte no quiso firmar las cuentas que Bankia presentó tres días tarde ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores al considerar importantes ‘desajustes’ en las mismas. Se habla directamente de cuentas infladas que registran un desfase de 3.500 millones de euros. De confirmarse este hecho, la participación del Estado sería mayoritaria. Será ahora un auditor externo el encargado de revisar su balance.


Bankia, ¿fue alguna vez una buena opción?
Su salto al parqué se hizo un 20 de julio de 2011 después de retrasar en varias ocasiones su salida al Ibex 35. En estos últimos diez meses, Bankia ha perdido un 43,2%, desde los 3,75 euros hasta los 2,130 actuales, lo que supone una pérdida de capitalización de 1.758 millones de euros.

El ahora ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, anunció el pasado lunes su salida ‘forzada’-apuntan fuentes cercanas- de la entidad a la que llevaba al frente tan sólo dos ejercicios, después de diversas reuniones mantenidas desde el viernes y durante el fin de semana entre Economía y los tres principales banqueros del país –más Rato claro está-, Emilio Botín, Francisco González y Isidre Fainé. En tan sólo tres días, Bankia ha perdido en bolsa 648 millones de euros, desde 4.895 millones a los 4.247 actuales a cierre de este miércoles tras experimentar un desplome del 5,84%.

Además, JP Morgan han echado más arena sobre su cotización. Esta misma mañana ha rebajado su precio objetivo un 25%, con lo que ve a la entidad en los 1,7 euros/acción con una rebaja desde ‘neutral’ hasta ‘infraponderar’ en su recomendación. Los analistas aducen “riesgos demasiado elevados” como argumento a esta merma en su calificación.

GRÁFICO BANKIA & IBERDROLA, MAPFRE (FUENTE: YAHOO FINANCE)


¿Y sus participadas?
BFA cuenta con una participación del 5% dentro del accionariado de Iberdrola y cerca de un 15% en la aseguradora Mapfre. Quizás sea por el porcentaje que la entidad tiene de cada una de ellas o de forma más lógica por el carácter de medium cap de una de ellas, pero lo cierto es que la trayectoria bursátil de Mapfre durante los últimos cinco días se asemeja bastante más a la de Bankia. La aseguradora se deja sobre el parqué madrileño un 11,30%, desde los 2,10 euros hasta los 1,94 del cierre del miércoles. Hoy precisamente Mapfre ha presentado sus cuentas a cierre del primer trimestre del año con un beneficio neto de 271 millones de euros, lo que supone una caída del 12,5% respecto al mismo periodo del año anterior.



Las últimas noticias han hecho que la aseguradora haya perdido el soporte de 2,05 euros, según señalaban los analistas de Renta 4 que destacaban “el escaso volumen” de negociación “en el tramo bajista”. Juan Enrique Cadiñanos, jefe de mesa de Hanseatic Brokerhouse, sitúa "la zona de 1,85 euros como soporte clave" y no descarta ver "precios inferiores hasta 1,75 euros".

GRÁFICO MAPFRE (FUENTE: RENTA 4)


Por su parte, Iberdrola –en la que Bankia cuenta con el 5% de participación- es “compra “ a medio plazo, tal y como afirman desde Renta 4. La compañía energética registra una “alta sobreventa” a nivel mensual que “no se ve desde 2003”. En su caso, los últimos cinco días han supuesto para Iberdrola una pérdida muy liviana del 0,79%, nada que ver con el 14,7% que se deja Bankia en el mismo periodo. En su caso, la resistencia más cercana habría que buscarla en “4,3 euros”, primer techo relevante, según los expertos.

GRÁFICO IBERDROLA (FUENTE: RENTA 4)



El peso del ladrillo
BFA surge de la unión de activos de Caja Madrid con una participación mayoritaria del 52,06%, Bancaja (37,7%), Caja de Canarias (2,45%), Caja de Ávila (2,33%), Caja Laietana (2,11%), Caja Segovia (2,01%) y Caja Rioja, que cuenta con la menor de las participaciones (1,34%). Soltado el 'pufo' de Banco de Valencia, también perteneciente a Bankia, y que ahora gestiona con más pena que gloria el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), esta es la situación en la que se encuentra respecto a su exposición al sector inmobiliario:

1. Sólo Bankia acumula la quinta parte de los activos tóxicos relativos al sector inmobiliario por un monto que asciende a 31.798 millones de euros, que representan el 17,2% del total de la banca-cajas nacionales que en suma llegan a los 184.000 millones de euros.

2. Según datos del Banco de España, Bankia cerró 2011 liderando la lista de entidades en base a su exposición al sector inmobiliario con un volumen de créditos por valor de 37.517 millones de euros, seguida de Banco Santander (31.994 millones), Popular (22.800), BBVA (21.872 millones) y Caixabank (20.075 millones de euros).

De este total en créditos de riesgo, casi una tercera parte son de 'carácter dudoso': hasta 10.564 millones, que suponen un incremento del 36,5% respecto a 2010.

3. Suelo, “es el gran problema”, según reconocía el ministro de Economía, Luis de Guindos. Se trata de una de las partidas más abultadas por parte de Bankia. La financiación del 'suelo' representaba a cierre de 2011 hasta 11.524 millones de euros, de los que 9.408 millones corresponden a suelos urbanizados (hasta nueva orden) y los 2.115 restantes a otro tipo de terrenos.

Dada la situación actual, el suelo constituye el principal activo de riesgo y una de las exposiciones menos líquidas dado que “la probabilidad de incumplimiento a estas exposiciones ha sido del 100%”, reconocía De Guindos. Para ello, BFA provisionó 3.931 millones de euros tan sólo en lo que se refiere a “ajustes” en esta parte de su cartera crediticia.

A ello se suma que la cartera de suelos 'devueltos' a la entidad, es decir, que ya estaban adjudicados pero de los que su propietario no ha podido hacerse cargo finalmente, suman 2.488 millones de euros, más de ¼ parte del total.
4. Inmuebles adjudicados. Se enlaza con el punto anterior puesto que Bankia acumula 8.097 millones de euros, 1.000 millones más que en 2010, en activos o inmuebles adjudicados o a través de la denominada 'dación en pago' -activos entregados como pago pòr deuda que no han podido asumirse-.

5. Hipotecas y préstamos. Aumenta asimismo el nivel de activos inmobiliarios a los que se les ha concedido una financiación en 650 millones de euros con respecto a cifras correspondientes a 2010. BFA cuenta con 2.779 millones de euros en estas 'financiaciones hipotecarias de los hogares', a lo que se suman los préstamos a la construcción y promoción inmobiliaria por valor de 65.983 millones de euros y, entre las concesionarios, el propio Estado.