Los inversores huyen de Bankia ante el panorama de incertidumbre que dibuja la situación económica del banco capitaneado por Caja Madrid y Bancaja y el reconocimiento, por parte del Gobierno, de que se tomarán medidas especiales en esta entidad.

Hoy nos levantábamos con la confirmación por parte del gobierno español y del Banco de España de que se llevarán a cabo soluciones para garantizar la viabilidad de una entidad que se considera de ‘riesgo sistémico’. Entre las fórmulas que Economía y el BdE estarían barajando para la entidad presidida por Rodrigo Rato están:
- la conversión de 4.500 millones de euros de ayudas del Frob 1 en acciones de Bankia.
- Emisión de ‘cocos' o bonos convertibles contingentes que suscribiría el Frob.
- Pasar los activos inmobiliarios dañados a un banco si hubiera ayudas públicas.

Además, los cambios en la gestión del banco serían ineludibles y obligados con este saneamiento.

Ante la decisión de continuar en solitario, Bankia preocupa, sobre todo por su elevada exposición al sector inmobiliario, pues aún tiene 37.000 millones de euros de exposición al ‘ladrillo’, mientras que debe provisionar antes de que acabe el año 2.600 millones más y, por supuesto, presentar sus cuentas del primer trimestre, las cuales, ya deberían haber sido remitidas a la CNMV el pasado 30 de abril. Sin embargo, desde Bankia no dudan de poder cumplir con las exigencias legales impuestas por el gobierno español y la EBA. Según una entrevista a Francisco Verdú, CEO de la entidad, que publicaba el 23 de abril el diario ABC, "cumpliremos con la EBA en junio. Después hay que cumplir con las exigencias aprobadas por el Gobierno. Para ello estamos movilizando todos aquellos instrumentos que generen capital y aseguren el cumplimiento de nuestros compromisos. Tenemos que generar 1.500 millones. Para ello barajamos varias vías: Primero, generando beneficios. Cerraremos el primer trimestre con resultados positivos. Segundo, vendiendo participaciones no estratégicas, ya lo hemos hecho con Tasamadrid, Mapfre América, BME…Tercero, reforzamos capital mediante la mejora del gap comercial. Cuarto, desarrollando las mejores prácticas en la gestión de activos ponderados por riesgo. Y por último la gestión de deuda subordinada y preferente".

La situación de Bankia preocupa hasta al mismísimo FMI, del cual, se filtraba hace una semana un informe en el que arengaba al Gobierno español a poner solución a esta entidad. Según el organismo presidido por Chirtine Lagarde, 10 entidades españolas, entre ellas, Bankia, "necesitan medidas rápidas y decisivas para fortalecer sus balances y mejorar las prácticas de gestión y gobierno"

Y, es que, según Félix González, socio director de Capitalia Familiar EAFI, Bankia “es la principal preocupación en los mercados, es la entidad más débil y plantea un riesgo para el conjunto del sistema bancario, no sólo europeo sino internacional”. Este experto asegura que vamos siguiendo los pasos para solucionar una situación que era inminente “en un banco que tiene problemas de balance y cuyo proceso de corrección de sus problemas ha sido muy lento”.

Además, hoy el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha admitido que el viernes se aprobarán medidas especiales para el sector financiero, medidas que no descartan el uso de dinero público.

En la renta variable, la situación de Bankia no es mejor. Todo lo contrario. Desde que saliera a cotizar en julio a 3,75 euros y con el mayor descuento de su sector, sus acciones se han desplomado un 37%. De hecho, el jueves cayó a mínimos históricos (2,42 euros) y hoy cotiza un 3,91% por debajo, en los 2,35 euros. Técnicamente, la acción se encuentra en caída libre.

GRÁFICO HISTÓRICO BANKIA:



DESCRIPCIÓN FINANCIERA BANKIA: