El banco español, el primero en España en publicar los resultados correspondientes al tercer trimestre del año, ha anunciado que la tasa de morosidad al final del presente ejercicio rondará el 3%. Al cierre de septiembre incrementó su tasa de mora al 2,59%, desde el 2,3%.