Los bancos griegos, que han visto sus costes de préstamos encarecerse mucho por los problemas fiscales del país, han pedido al Gobierno de Grecia EUR17.000 millones adicionales para hacer frente a la crisis económica.
"Quieren tener un colchón de seguridad adicional ahora que la economía y el sistema bancario están bajo presión", dijo el ministro de Economía, George Papaconstantinou, el miércoles a los periodistas tras una reunión con el gobernador del Banco de Grecia, George Provopoulos.