Con un hueco de apertura a la baja, la acción comienza a cotizar por debajo de la media de 40 sesiones y anula el posible pull back a niveles clave (directriz bajista trazada con línea discontinua).
De esta forma el momento alcista adquirido la semana pasada comienza a desaparecer (ver aplanamiento del indicador MACD en niveles neutrales) y la tendencia bajista de fondo (máximos / mínimos decrecientes y medias de largo plazo cruzadas a la baja) comienza a imponerse.

En este contexto consideramos que el riesgo reside en que el precio tape los huecos dejados durante el rebote, primer hueco en 7,80 y segundo en 7,63.

Santander en gráfico diario