Banco Sabadell pronosticó hoy un crecimiento para este año del 0,2% del PIB español, frente a una caída del 3,6% de 2009, mejorando así las recientes previsiones realizadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que estimó que la economía mundial crecerá un 3,9%, pero España experimentará una caída del 0,6%, o las de Gobierno español, que prevé una contracción del 0,3%.
En una rueda de prensa de presentación de resultados, el presidente del banco catalán, Josep Oliu, constató que estas previsiones son "ligeramente optimistas", y avanzó que la economía española seguirá débil, pero registrará un mejor comportamiento que en 2009.

Oliu constató que la evolución de la economía pivota sobre cinco sectores, entre los que destacó como claves la vuelta a un equilibrio fiscal, tomando medidas que deberán ser compartidas por todos los agentes sociales, y un ajuste del sector inmobiliario, que tendrá de momento continuidad dado el exceso de oferta.

Con todo, el presidente del Sabadell señaló que se producirá una moderación de las tendencias contractivas de este sector, algo menores, y la caída del precio de la vivienda libre se aproximará a cero para luego estabilizarse.

Oliu recordó que el Sabadell ha notado un aumento en la concesión de hipotecas, también fruto de su esfuerzo comercial, y espera mantener la senda ascendiente.