El Banco Sabadell obtuvo en el primer trimestre del año un beneficio neto de 217,27 millones de euros, lo que supone un incremento del 4,7% respecto al mismo período del ejercicio pasado. Los recursos gestionados a 31 de marzo de 2008 ascendieron a 83.285,50 millones de euros, de los que 64.889,17 millones correspondieron a recursos en balance, lo que representa un incremento del 9,4% en comparación con el primer trimestre de 2007. El nivel de morosidad se situó en el 0,62% del total de la inversión computable, frente al 0,47% del cierre del pasado ejercicio, y evoluciona de acuerdo con el nuevo entorno económico y las previsiones efectuadas ante el cambio de ciclo.
El margen de intermediación alcanzó los 346,61 millones de euros, con un incremento del 10,6%, mientras que el margen ordinario avanzó un 2,8%, hasta 552,30 millones de euros. El primer trimestre del año finalizó con un margen de explotación de 295,32 millones (+3,9%) y con un beneficio antes de impuestos de 278,46 millones de euros, lo que supone un alza del 3,1% respecto a los tres primeros meses de 2007. La inversión crediticia a la baja Según apunta el banco presidido por Josep Oliu, la moderación del crecimiento de la inversión crediticia frente al impulso de los depósitos de clientes -que crecieron un 20,8%- y la contención de costes caracterizaron un primer trimestre del año marcado por la "incertidumbre" en los mercados financieros internacionales y la "rápida" desaceleración del sector inmobiliario en España. El Banco Sabadell obtuvo hasta marzo unos ingresos financieros de 1.034,87 millones de euros (+27,5%) y registró unos costes financieros de 694,52 millones de euros (+37,5%). Los depósitos de clientes crecieron un 20,8% hasta marzo, mientras que la inversión a clientes aumentó un 11,9% en relación con el mismo período de 2007 y se elevó a 64.391,93 millones de euros. Los créditos a empresas aumentaron un 15,2%, al tiempo que los ingresos por comisiones netas sumaron 145,97 millones de euros en los tres primeros meses del ejercicio. La reorientación de la actuación comercial hacia la captación de recursos de balance y la "desfavorable" evolución de los mercados financieros internacionales influyeron, según la entidad sabadellense, en una reducción del 14,8% de los ingresos por comisiones que se obtienen de la gestión de activos. Los ingresos por la actividad de banca-seguros se incrementaron un 30,1% interanual, hasta alcanzar los 21,82 millones de euros, gracias sobre todo a la contribución de los productos de protección y de multiinversión. Contención del gasto La contención llevada a cabo por el Banco Sabadell se tradujo entre enero y marzo en una reducción del 2% de los gastos generales recurrentes y del 0,3% de los gastos de explotación netos en comparación con el primer trimestre del año pasado. Del resultado operativo se han destinado 43,77 millones de euros a dotaciones netas para insolvencias, mientras que la dotación genérica, en consonancia con el crecimiento de la inversión, se ha incrementado un 182%, hasta los 20,16 millones.