El Banco de México decidió el viernes mantener la tasa de interés interbancaria en un 4,5% por octavo mes consecutivo y señaló que las expectativas de inflación siguen ancladas incluso pese a que la recuperación de la economía ha sido más vigorosa que lo esperado originalmente. "En México la economía continúa recuperándose a un ritmo más rápido al esperado", señala el banco central en su declaración de política monetaria.