El Banco de Japón estudia comprar deuda subordinada emitida por los bancos, una alternativa para elevar los ratios de capital de las entidades y promover así el crédito, informa Nikkei English News de fuentes anónimas del banco central.