El Banco de Inglaterra dijo el miércoles que no endurecerá su política monetaria al menos durante el próximo año, mientras los sectores público y privado tratan de reducir sus deudas y las condiciones del crédito siguen siendo difíciles.
En su informe trimestral sobre la inflación, el comité de política monetaria del Banco de Inglaterra dijo que la recuperación económica en Reino Unido será gradual, y que el nivel de producción no se situará en el registrado antes de la crisis hasta finales de 2011.

La entidad indicó que hay diferencia de opiniones en el seno del comité acerca del impacto que tendrán algunos factores sobre la inflación, y destacó el inusual grado de incertidumbre que envuelve a sus previsiones.

"Es probable que las condiciones del crédito sigan siendo restrictivas durante algún tiempo y que la necesidad de reforzar las finanzas de los sectores público y privado pesarán en el gasto", señala el MPC.

Según el banco central, la inflación podría colocarse justo por debajo del objetivo del 2% en dos años, asumiendo que la entidad mantuvo los tipos de interés y su stock de compra de activos.

En caso de que los tipos suban como espera el mercado, hasta el 1,0% a finales de 2010 y el 3,5% a final de 2012, la inflación seguiría bien lejos del objetivo en unos tres años, aunque los riesgos ya se habrían equilibrado en ese momento, dijo.