El Banco Nacional Suizo (BNS) ha subido sus tipos de interés un cuarto de punto hasta el 2,5 por ciento, una cota inédita desde el mes de septiembre del año 2001. El objetivo de esta medida es controlar la inflación. La máxima entidad monetaria suiza asegura que la coyuntura económica helvética sigue mostrando vigor.