Las reservas semanales de petróleo de EE UU bajaron en 2,32 millones de barriles.
Lo que supone una cifra mucho peor de lo esperada, ya que apuntaba a una subida de 1,1 millones. Por su parte los destilados se redujeron en 2,5 millones de barriles.