La empresa británica de Defensa recortará su plantilla con la supresión de 1.100 puestos de trabajo, según la cadena Sky News. La reestructuración implicaría el cierre de la factoría de Woodford, en Reino Unido.