El gestor aeroportuario británico BAA, propiedad del grupo español Ferrovial, considera sin fundamento las críticas que le ha hecho la Comisión de Competencia (CC, en inglés) del Reino Unido sobre el impacto que tiene sobre la competencia su propiedad de siete aeródromos en el país. "BAA no acepta las críticas. En algunos casos no están apoyadas en ninguna evidencia y en otros aceptan, sin ningún análisis de sus motivaciones comerciales, las críticas de las aerolíneas", afirma el gestor en una primera respuesta al regulador.