El maltrecho fabricante de automóviles ruso AvtoVAZ, controlado parcialmente por Renault, estudia emitir bonos convertibles por 50.000 millones de rublos (1.700 millones de dólares) para devolver su deuda y no descarta la quiebra si no logra refinanciarse.