Avalatransa, el acreedor que ha instado un concurso necesario de acreedores contra Nozar, aportó hoy un informe pericial que sostiene que se han falsificado los documentos aportados por la inmobiliaria que certifican que se le han pagado los importes adeudados, cuya cuantía asciende a 311.000 euros. La aportación del informe pericial caligráfico se produjo durante la primera sesión de la vista que se sigue en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid para demostrar la solvencia o insolvencia del grupo inmobiliario, El juez Pedro María Gómez aceptó el informe, aunque acordó que se practique una nueva prueba caligráfica alternativa a los responsables de Avalatransa y Arroyo de la Vega 2000 con autorización para firmar documentos en nombre de la empresa, conforme solicitaron los representantes legales de Nozar.