Repsol se ha despertado este jueves con cuatro recomendaciones de diferentes casas de análisis. Jefferies sitúa el precio objetivo de las acciones de la petrolera en los 12 euros por acción, lo que supone un recorrido a la baja del 18% desde los 14,6 euros actuales en los que cotiza. 

Natixis, precisamente, ha elevado su precio objetivo de 14 euros a 14,6 euros por acción. Los analistas de la firma francesa ven en precio la cotización de Repsol y no le ven potencial de revalorización. RBC Capital rebaja el precio a los 17 euros por acción desde los 18 euros anteriores, que supone un recorrido al alza de las acciones de la petrolera del 16,4%. 

Más optimistas son desde Kepler que elevan el precio desde los 17,5 euros a los 18 euros, por lo que ven un recorrido alcista del 23,3% a los títulos de la compañía que dirige Antonio Brufau. Repsol cae este jueves un 0,5% en el Ibex 35, mientras que en el acumulado de 2018 sus acciones caen un 0,98%.

Repsol cae un 1,25% hasta los 14,25 euros por acción. La cotización de la petrolera está lastrada por las caídas de los futuros del petróleo, que corrigen después de que ayer se conociese que las reservas de petróleo de Estados Unidos crecieron la semana pasada en 3 millones de barriles, hasta alcanzar los 423,5 millones. La cifra fue superior a las previsiones de los analistas, que habían anticipado un incremento de 2 millones de barriles. Además la fortaleza del dólar también lastra al mercado de futuros del ptróleo.

El barril de Brent, de referencia en Europa, cae un 1,80% hasta los 63,53 dólar por barril, mientras que el barril West Texas, la referencia en EEUU, cae un 1,85% hasta los 60,50 dólares. 

 

Además de estas cuatro valoraciones sobre Repsol, Morgan Stanley ha elevado el precio objetivo de Cellnex Telecom desde los 27 euros a los 28 euros. El banco de inversión estadounidense apunta con este precio objetivo a un recorrido al alza del 33% en las acciones de la compañía de infraestructuras de telecomunicaciones. 

Deutsche Bank también ajusta el precio de Acerinox tras la presentación de sus resultados este miércoles, donde reportó los mejores beneficios de los últimos diez años, impulsados por la recuperación del mercado del acero en el último tramo del año y la reforma fiscal en Estados Unidos. La compañía que preside Rafael Miranda registró un beneficio de 234 millones en 2017, un aumento del 191,5% respecto al ejercicio anterior. En concreto, los analistas del banco alemán elevan el precio objetivo de 12,5 euros a 13 euros, lo que supone un potencial del 5%.

Natixis también ha lanzado un informe sobre Técnicas Reunidas en las que eleva su precio objetivo desde los 23,6 euros a los 23,9 euros por acción. Sin embargo, este precio supone potenciales caídas del 10% desde su cotización actual. Bankinter tras la presentación de resultados de 2017 de la compañía especializada en ingeniería sube el precio objetivo desde 23,1 euros hasta 28,5 euros y eleva la recomendación desde vender hasta neutral, lo que supone potenciales subidas del 8%. 

"Su cotización se ha repuesto ya del golpe sufrido tras el último 'profit warning' pero a partir de ahora no pensamos que vaya a avanzar tan rápido. Hay que tener en cuenta que los márgenes son cada vez más ajustados de forma que cualquier desajuste/imprevisto en los proyectos lleva a la compañía a revisar sus estimaciones a la baja. Además, el ejercicio 2018 será todavía débil, con caída de ventas, un margen EBIT reducido y unas adjudicaciones que seguramente se concentrarán en la segunda mitad del año", explican desde Bankinter en su informe diario de mercados

Deutsche Bank recomienda comprar las acciones de Aena y eleva el precio objetivo desde 170 euros a 190 euros. Esto supone un potencial de revalorización del 11,4% desde la cotización actual.

En el mercado continuo, Telepizza y eDreams Odigeo han recibido también valoraciones. Barclays eleva el precio objetivo desde 6 euros a 6,4 euros en las acciones de la cadena de comida rápida, que implica un potencial alcista del 18,7%. Deutsche Bank eleva el precio objetivo de eDreams desde 3,8 euros a 5 euros, aunque implica caídas del 6% desde su cotización actual.