Argelia ha dejado abierta la posibilidad de una subida de la producción de la OPEP al señalar que podría haber un problema entre la oferta y la demanda en los próximos meses. No obstante, ha admitido que aún no hay consenso sobre la decisión que adopratá este martes por el cártel petrolero. Arabia Saudí ha logrado cierto progreso para convencer al resto de la OPEP de hacer un gesto simbólico hacia los países consumidores y elevar ligeramente la producción, pero enfrenta la oposición de dos "duros" del cartel, Venezuela e Irán, así como de otros miembros.