La siderúrgica ArcelorMittal ha reabierto hoy el horno alto B de la factoría de Gijón, después de un parón de la actividad de cuatro meses como consecuencia de una bajada de la demanda de acero, derivada de la crisis económica internacional.