El grupo siderúrgico Arcelor Mittal estudia reorganizar en Europa Occidental la gestión de su principal actividad, los productos planos de acero al carbono, y centralizar su comercialización en Luxemburgo. El plan, denominado "Bridge" (Puente), prevé crear una sociedad llamada "Luxco" para comprar los productos salidos de las fábricas y venderlos a los clientes finales.