El ministro del Petróleo de Arabia Saudí, Ali Naimi, volvió a expresar el martes su deseo de que la OPEP se mantenga firme en su política de producción de crudo en la reunión que la organización mantendrá el próximo jueves. A su llegada a Viena, Naimi dijo que la Organización de Países Exportadores de Petróleo debería "mantener su postura" respecto a la producción de crudo, y pidió un mayor cumplimiento de los recortes de producción ya acordados, que redujeron la producción un total de 4,2 millones de barriles al día. El acatamiento de los países comenzó a flojear en las últimas semanas después de que algunas naciones como Irán intentasen sacar provecho del aumento del precio del crudo incrementando su producción.  Naimi dijo que le gustaría que las reservas de petróleo a futuro se redujesen a 53 días en países como Estados Unidos, desde los 62-63 actuales -el nivel más elevado de varios años- aunque reconoció que sería necesario que pasasen muchos meses para que esto sucediese.  Arabia Saudí bombea en la actualidad "un poco menos" de 8 millones de barriles al día, en línea con los últimos meses, añadió Naimi.