La Asamblea de Madrid aprobó hoy, con los votos a favor del PP e Izquierda Unida (76 en total) y la oposición del PSOE (39) , un nueva Ley de Cajas autonómica que garantiza a la presidenta Esperanza Aguirre el poder mayoritario en todos los órganos de Caja Madrid para los próximos seis años, y que, en principio, debe poner fin al serial de modificaciones legales iniciado a finales de 2008 por el Gobierno regional. Se aprueba así la norma que regirá Caja Madrid, después de que fracasaran todos los intentos llevados a cabo hasta última hora del día para alcanzar un acuerdo entre PP y PSOE, que llevó incluso a Aguirre a plantear el tema a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, en un encuentro sin publicidad.