Antonio Martín Criado, vicepresidente y segundo accionista de la inmobiliaria Martinsa-Fadesa, ha adquirido el 0,33% de las acciones del Banco Popular a través de su grupo familiar Ailime. Esta operación forma parte del intento de Martín Criado y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, para consolidar el Banco de Andalucía (Banco Popular posee el 80% de las acciones) como un banco de primera línea con raíces y sede en Andalucía.