Por primera vez desde las caídas que se produjeron después del trágico terremoto de Japón ha reaparecido el miedo entre los inversores.

Las caídas o correcciones que se habían producido desde entonces no llevaban asociado un incremento significativo de la volatilidad, medida a través del VIX, índice de volatilidad que mide la volatilidad implícita de las opciones sobre el S&P500. Niveles bajos en el VIX se interpretan como complacencia y confianza entre los inversores, mientras que niveles elevados reflejan miedo y desconfianza. El gráfico muestra cómo ayer el VIX alcanzaba máximos desde Marzo, por encima de 20 puntos.

Por lo tanto no solamente se mantiene un escenario y unas expectativas pesimistas respecto a la resolución del tema de Grecia y unos datos macro en EEUU que no terminan de transmitir confianza en la evolución del crecimiento. Las caídas se extienden en la sesión de hoy principalmente a valores financieros y más acentuados en aquellos países más marcados por la crisis, como el caso español.

Una oportunidad sin embargo para tomar posiciones en un mercado asustado y que está dejando algunas oportunidades a precios realmente atractivos.

GRÁFICO VIX: