Amper registró un beneficio neto atribuido de 14,7 millones de euros en 2008, lo que supone un incremento del 13% respecto a los 13 millones que alcanzó el año anterior, informó hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los ingresos de la compañía se situaron en 359,1 millones de euros, lo que supone un incremento del 15,7% respecto a 2007, cuando facturó 310,2 millones. La firma señaló que el resultado bruto de explotación (Ebitda) normalizado de la compañía en 2008 fue de 38,6 millones de euros, un 21% más. Una cifra que, tras atender a costes de indemnización no recurrentes por importe de 5,4 millones de euros y sin anticipar la reestructuración de la plantilla a la nueva situación económica, se situó en 33,2 millones de euros.