Amper ha cosechado un beneficio neto de 1,43 millones de euros en el primer semestre, frente a los 3,88 millones de hace un año, logrando en el segundo trimestre del año un resultado positivo de 3,36 millones que compensa las pérdidas de 1,93 millones de enero-marzo. El grupo indica que 'los objetivos para el ejercicio completo son alcanzables', con una evolución en el primer semestre conforme a las previsiones y marcada por la fuerte estacionalidad de los negocios y por el lógico proceso de integración de las nuevas sociedades del grupo.