La compañía estadounidense de tarjetas de crédito y servicios de pago American Express obtuvo un beneficio neto de 885 millones de dólares (664 millones de euros) en el primer trimestre de 2010, un 102% más que los 437 millones de dólares (328 millones de euros) que ganó en el mismo periodo de 2009, según informó hoy la compañía en un comunicado.
La facturación de la multinacional estadounidense alcanzó en los tres primeros meses del año los 6.606 millones de euros (4.960 millones de euros), lo que supone un 11,8% más en comparación con los 5.926 millones de euros (4.450 millones de euros) que ingresó en el mismo periodo del ejercicio anterior.

El presidente y consejero delegado de la entidad, Kenneth I. Chenault, destacó que el gasto de los propietarios de tarjetas creció un 16% en el primer trimestre, con lo que se recupera con fuerza desde los mínimos del pasado año. Además, recalcó que los indicadores de crédito también continuaron con la mejora que se inició en el segundo semestre de 2009.

En este sentido, Chenault apuntó que existen signos, tanto en todo el sector como en American Express, de que los consumidores estas manejando sus finanzas de una forma "más cautelosa" tras la recesión económica. Además, apuntó que, a pesar de los progresos realizados este trimestre, los altos niveles de desempleo y la incertidumbre sobre el entorno legislativo siguen siendo "desafíos para una crecimiento continuado".

"Sin embargo, la economía global parece estar encaminada hacia una mejora continuada y nuestra sólida posición competitiva está generando unos resultados comparativos de alta calidad", añadió.