Altadis se congratuló hoy de las tres sentencias del Tribunal Supremo que ponen fin al conflicto que mantenía con McLane desde 1996, por el que ésta última exigía a la entonces Tabacalera que le suministrara su mercancía, independientemente de que sus capacidades de logística fueran o no las adecuadas. Desde entonces, según señaló hoy la tabaquera, McLane, actual Conway, todavía no ha conseguido ningún contrato de distribución con una gran compañía fabricante de productos derivados de tabaco, lo que prueba que "ha intentado conseguir judicialmente lo que era incapaz de lograr en el mercado". Concretamente, en dos de las sentencias, el Tribunal Supremo estima sendos recursos de Altadis al considerar que la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) debía haber resuelto la solicitud presentada por la tabaquera para que declarara que había perdido la posición de dominio con efectos del 1 de enero de 2003, y sobre la que la CNC se había declarado incompetente.