El industrial francés Alstom ha anunciado unos beneficios de 852 millones de euros en su ejercicio fiscal 2007-2008, que se cerró el pasado 31 de marzo, lo que supone un 56% más que en el mismo periodo del año anterior, al tiempo que revisó al alza sus objetivos para el presente año. El grupo asegura que la progresión de los beneficios responde "esencialmente" a "la mejora del rendimiento operativo combinado con la bajada de los gastos financieros y de reestructuración". El especialista en infraestructuras indica que su margen operativo rondará el 9% en marzo de 2010, un punto más que la anterior previsión. La revisión de sus objetivos de produce tras el récord de pedidos alcanzado en el último año fiscal (+23%, hasta los 23.472 millones de euros), que superó al ejercicio anterior que también había marcado un máximo.
El volumen de negocios aumentó un 19% hasta los 16.908 millones, frente a los 547 millones del ejercicio anterior. Alstom se benefició de "la demanda continua de los mercados de producción de electricidad y transporte". El grupo logra también un nivel récord de tesorería, que se sitúa en los 1.635 millones. Alstom propondrá a su junta de accionistas el pago de un dividendo de 1,60 euros por acción, el doble que el pagado en el ejercicio anterior. La filial de producción de equipamiento energético obtuvo un récord de ventas de turbinas de gas (38), gracias a la demanda procedente de Europa, Africa y Oriente Medio, a lo que se sumaron los pedidos de turbinas de vapor y alternadores de Sudáfrica. Los pedidos ligados a la energía nuclear procedentes de China y los contratos hidroeléctricos de Brasil, China, Vietnam y Uganda apuntalaron la buena situación de la filial. La actividad de transportes también mejoró las previsiones gracias a una "fuerte selectividad de los pedidos aceptados" y a una reducción de los gastos derivada de la estandarización de los equipamientos vendidos.