El gobierno italiano conserva la esperanza de vender Alitalia, a pesar del fracaso de la privatización por un procedimiento abierto, pero pondrá en liquidación a la aerolínea si no se encuentra un comprador. Y es que la Unión Europea no permitirá nuevas inversiones estatales. El gobierno italiano ha declarado "cerrado" el proceso de compra de la cuota del 39,9 por ciento puesta a la venta por el Estado, después de la retirada de todos los candidatos.
Según Tommaso Padoa-Schioppa, el fracaso de la privatización no significa que la opción de la venta haya sido explorada a fondo. Sin embargo, destaca que "fuera de la venta, no queda más que la liquidación, ya que excluye toda nueva operación de salvamento por parte del Estado italiano. Y es que, se trata de una empresa que da pérdidas, en la cual el Estado ya no puede inyectar capitales. El Tesoro italiano ha oficializado el fracaso de la privatización de Alitalia, con lo que pone fin al procedimiento iniciado hace siete meses y sugiere que, a partir de ese momento, podría negociar de común acuerdo con los compradores potenciales. Economía ha declarado "cerrado" el proceso de compra de la cuota del 39,9 por ciento puesta a la venta por el Estado de Alitalia, después de la retirada de todos los candidatos. Todos ellos han explicado que su retirada se debe a la rigidez de las condiciones impuestas por el Estado para la compra de Alitalia, que hizo recaer toda la importancia de la decisión en el plan industrial que presentasen los candidatos. Se trata del grupo AP Holding, de Carlo Toto -accionista de referencia de la aerolínea AirOne- que formaba grupo con el banco Intesa-SanPaolo y del fondo Matlin Patterson. La conclusión inesperada del proceso ha desatado reacciones de la oposición conservadora y los sindicatos, ante la incertidumbre que rodea el futuro de la aerolínea, que el año pasado cerró con pérdidas por más de 600 millones de euros.