El gobierno alemán sigue negociando con los tres potenciales inversores interesados en adquirir Opel y espera llegar a una decisión hacia mitad de la semana. Al menos así lo anunció hoy el portavoz del gobierno, Ulrich Wilhelm, tras una reunión con los titulares de Economía, Finanzas, Trabajo y con el  vicecanciller Frank Walter Steinmeier.
En la reunión se analizaron las ofertas mejoradas de los tres potenciales interesados, el grupo automovilístico italiano Fiat, el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna y el inversor financiero estadounidense Ripplewood.

Wilhelm no quiso dar detalles sobre el estado de las negociaciones "pues sería contraproducente", pero subrayó que se trata de un "proceso en el que cada día hay movimiento".

Magna se perfila hasta ahora como el ofertante favorito, al menos entre la mayoría de los jefes de gobiernos regionales con plantas de Opel. Para mañana está prevista una reunión de Merkel y de Steinmeier con el consejero delegado del grupo Fiat, Sergio Marchionne.

El portavoz del ministerio de Economía, Stephan Moritz, subrayó que la prioridad es evitar un proceso de insolvencia de Opel. Con ello el portavoz salió al paso de la controversia desatada por su ministro durante el fin de semana al recalcar que, en su opinión, no debía excluirse la opción de la suspensión de pagos, lo que le granjeó duras críticas por parte del vicecanciller Steinmeier, pero también de otros políticos.