La empresa inmobiliaria ha depositado ante los juzgados los 1,3 millones de euros que debía a Asefa, la aseguradora que presentó la demanda de concurso de acreedores. Las acciones de Aisa reaccionan con las que serían sus primeras subidas tras 12 jornadas consecutivas de pérdidas. Aisa eleva ahora el rebote en su cotización hasta el 7,04%.