El constructor aeronáutico europeo Airbus se ha asociado con varias compañías para desarrollar biocombustibles sostenibles de segunda generación a partir de biomasa para su uso en aviones comerciales. Su objetivo es ayudar a todo el sector aeronáutico a continuar su crecimiento con el menor impacto posible sobre el medio ambiente. Concretamente, la filial de EADS ha firmado un acuerdo con Honeywell Aerospace, UOP --empresa de Honeywell--, International Aero Engines y JetBlue Airways para desarrollar combustibles alternativos que permitan reducir las emisiones de dióxido de carbono. Estos combustibles a partir de biomasa, de cosechas no alimentarias, tienen un mejor ciclo de vida respecto a las emisiones que el queroseno actual.