El fabricante aeronáutico europeo Airbus, que ha renunciado a ceder por el momento cinco fábricas en Alemania y Francia, va a aplicar medidas de ahorro suplementarias a las previstas en su plan de ajuste "Power 8" con vistas al lanzamiento industrial de su nuevo avión, el A350, según Les Echos. Entre las medidas que Airbus estudia figuran el aumento del tiempo de trabajo, cuestión que ya es objeto de discusiones en sus plantas de Alemania y "deslocalizaciones masivas de cargas" fuera de la zona euro, señaló el diario francés.