American International Group, cediendo a la presión pública y a las duras críticas de funcionarios federales, solicitó a algunos de sus empleados devolver al menos la mitad de las controvertidas bonificaciones entregadas en los últimos días.  En una audiencia ante un subcomité de la Cámara baja estadounidense, el titular del directorio y presidente ejecutivo de AIG, Edward Liddy, dijo que la empresa ha solicitado a los empleados de su división de productos financieros que recibieron más de 100.000 dólares "dar un paso al frente" y devolver al menos la mitad de los pagos.  "Hemos oído al pueblo estadounidense fuerte y claro en estos últimos días", dijo Liddy, quien señaló que algunos empleados ya han ofrecido ceder la totalidad de sus bonificaciones.