La aseguradora estadounidense AIG, rescatada por el Gobierno el pasado mes de septiembre, estudia volver a pagar bonificaciones a algunos de sus máximos ejecutivos a pesar de la controversia suscitada entre la opinión pública estadounidense el pasado mes de marzo por el devengo de primas millonarias a los directivos que habían llevado a la quiebra a la entidad. El grupo asegurador, en el que el Gobierno controla un 80% del accionariado, habría contactado con el 'zar' encargado de supervisar el pago de compensaciones a ejecutivos por siete de las entidades rescatadas con dinero público, Kenneth Feinberg, para que autorice el pago de unos 2,4 millones de dólares (1,7 millones de euros) en 'bonus' para unos 40 altos ejecutivos de AIG, según señala el diario 'The New York Times'.