La aseguradora estadounidense ha pedido su cuarto rescate del Gobierno argumentando que su quiebra desencadenaría daños irreparables en los fondos monetarios, forzaría a los bancos europeos a ampliar capital y causaría quiebras en las aseguradoras de vida, según se puede leer en un documento remitido al regulador el 26 de febrero.