La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó a la baja su previsión de consumo de petróleo para este año debido a la crisis, pero advirtió también de una disminución de la producción a causa de problemas técnicos en Azerbaiyán y alertó de posibles riesgos de nuevos recortes por parte de la OPEP. En su informe mensual sobre el mercado petrolero, la AIE redujo en 300.000 barriles diarios, respecto a sus cifras de febrero, sus cálculos sobre el consumo mundial, que debería ser este año de 84,4 millones de barriles diarios, lo que significará 1,2 millones de barriles menos que en 2008. Esa bajada se explica esencialmente por una caída de 140.000 barriles diarios en Estados Unidos, a lo que se añade otra corrección de 130.000 barriles en Rusia, ambos a causa de una menor actividad económica. Paralelamente, los autores del estudio señalaron que hay que corregir la producción de crudo prevista este año por Azerbaiyán, ya que problemas técnicos en las explotaciones de ese país dejarán sus capacidades este año entre 900.000 y 950.000 barriles diarios, frente a los 1,2 millones esperados anteriormente.