El grupo de distribución holandés Ahold ha anunciado que su beneficio neto en el primer trimestre del año ha caido un 2 por ciento, hasta los 241 millones de euros. Detrás de este retroceso están los recortes de precios y la renovación de los almacenes. Sin embargo, estos resultados están por encima de lo que esperaban los expertos. La facturación del grupo ha bajado menos del 1 por ciento, hasta 13.200 millones, debido a la caída del dólar frente al euro, lo que ha reducido el valor de sus ventas en Estados Unidos.