El grupo Aguas de Barcelona (Agbar) ha reconocido que estudió la compra del paquete del 33% de Aguas de Valencia que finalmente ha adquirido el gigante francés Suez -principal accionista, a su vez, de la sociedad catalana-, pero que optó por otras alternativas de crecimiento. El presidente de Agbar, Jordi Mercader, ha asegurado que el interés de Suez por la participación puesta a la venta por su competidora francesa Société dAménagement Urbain (Saur) era conocida por su grupo, que baraja "alternativas diferentes a ésta" para crecer.