El presidente de Afirma Grupo Inmobiliario, Félix Abánades, reconoció hoy que tendrá que volver a renegociar su deuda, que a 31 de marzo ascendía a 1.441,3 millones de euros. En declaraciones a los medios de comunicación, tras su intervención en la Conferencia Inmobiliaria de Madrid (CIMA), en el marco del Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA) 2009, Abánades dijo que "siendo realistas hay que refinanciar, todas la compañías deben sentarse con las entidades financieras", especialmente las que refinanciaron antes del fin de 2008.
Afirma logró renegociar su deuda en junio del año pasado, dejando el primer vencimiento para finales de 2010, pero las perspectivas "han empeorado".

Por otra parte, Abánades aseguró que la inmobiliaria tomará "parte activa" en el proceso de concentración que vivirá el sector en los próximos años.