La inmobiliaria Afirma ha abierto un nuevo proceso de negociación con sus bancos sobre la deuda de 1.441 millones de euros que actualmente soporta, tras evidenciar que en lo que va de año no ha podido cumplir lo previsto en su plan de negocio ante la crisis que atraviesa el sector, informó hoy la compañía. La nueva negociación con los bancos se produce justo un año después de que cerrara la primera renegociación, que supuso además la realización de una ampliación de capital.