El director general de la compañía aérea estatal rusa, Aeroflot, Valeri Okúlov, consideró hoy "inoportuna" la adquisición de la empresa de bandera italiana, Alitalia, y puso en duda su posible saneamiento. Okúlov dijo a la prensa que "el estado en el que la compañía italiana se encontraba hace un año aún dejaba abierta la esperanza de su saneamiento, aunque con grandes dificultades". "Ahora, en cambio, hay muchas dudas de que pueda ser saneada. Es evidente que la situación no ha mejorado. Mi opinión es que ya han pasado el punto de retorno", enfatizó. El anterior Gobierno de Romano Prodi abrió en diciembre de 2006 un concurso público para vender la cuota estatal del 49,9% en Alitalia.