La aerolínea irlandesa recortará su plantilla en 676 puestos de trabajo, dentro de sus planes para ahorrar unos 97 millones de euros hasta 2011.