Aegon ha registrado un beneficio neto del tercer trimestre superior a lo esperado gracias al aumento de las ganancias de explotación, sin tener que realizar ajustes en el valor de sus activos por las inversiones en el mercado hipotecario subprime durante el trimestre. El beneficio neto se situó en 541 millones de euros, por encima de los 532-589 millones esperados por los analistas y los 367 millones de euros proforma de un año antes.