El consorcio TP Ferro, participado al 50% por la constructora española ACS y la francesa Eiffage, terminará a mediados de noviembre las obras de construcción del túnel fronterizo incluido en el proyecto del Tren de Alta Velocidad (TAV) franco-español entre Perpiñán y Figueras. Fuentes del consorcio explicaron a Efe que el túnel, que comenzó a excavarse en junio de 2005 y que transcurre bajo los Pirineos, tiene una longitud de 8,2 kilómetros y consta de dos tubos por los que circularán los trenes de alta velocidad entre Barcelona y París. El túnel consta de un tubo, excavado por la tuneladora "Mistral" que concluyó su trabajo el pasado lunes, y otro del que se encarga su compañera "Tramuntana" y que estará terminado a mediados de noviembre. El trayecto encargado tendrá una extensión total de 44,4 kilómetros de longitud -19,8 en territorio español y 24,6 en el francés-, y fue adjudicado al consorcio por un periodo de 50 años en el que se incluyen los cinco necesarios para su construcción.