ACS ha iniciado la venta de un 3,69% del capital de Iberdrola, de la que es el primer accionista con una participación del 18,6%, informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

En concreto, el grupo presidido por Florentino Pérez ha decidido iniciar, a través de UBS y de Société Générale, un proceso de colocación acelerada ('accelerated bookbuilding') de este paquete accionarial entre inversores profesionales y cualificados, tanto residentes en España como en el extranjero.

La cotización de ACS se ha visto afectada recientemente por el retroceso en bolsa de Iberdrola y el hecho de que la constructora tiene que hacer frente a la deuda contraída al respecto, porque el aval de la misma es el valor de sus acciones. De ahí, que ACS esté abocado a aportar garantías y que, según los analistas, éstas puedan alcanzar los 422 millones.

Según apuntaba Credit Suisse la semana pasada, la constructora tendrá que hacer este desembolso por cada pérdida de 0,5 euros en la cotización del grupo que preside Ignacio Sánchez Galán, toda vez que la acción ya está por debajo de los 4 euros (3,9 euros al cierre de hoy). A partir de este valor se encienden las alarmas de las distintas sociedades en las que mantiene su participación de un 18%. El principal problema es que la deuda asociada a Iberdrola (más de 4.962 millones) es en estos momentos mayor que el valor del 18,5% del capital que tiene.