Tras el revés sufrido por la constructora ACS (propietaria de un 12,6 por ciento de Iberdrola) al cerrarsele la puerta a un asiento en el consejo de la eléctrica, la compañía presidida por Florentino Pérez tiene previsto responder reforzando su presencia en Iberdrola, según publica Expansión. Su objetivo sería alcanzar un 20 por ciento en la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán.