La Comisión Europea confirmó hoy haber recibido la notificación de la filial de construcción de ACS, Dragados, sobre su intención de hacerse con el control de la constructora polaca Pol-Aqua. El Ejecutivo comunitario considera que la operación puede estar dentro de su competencia para tener que dar su visto bueno a la fusión y, a priori, considera que este caso podría dirimirse siguiendo el procedimiento simplificado de fusiones, empleado para los casos más sencillos que no plantean problemas de competencia en un principio.
Dragados lanzó a finales de julio una oferta pública de adquisición de acciones sobre el 65,53% de Pol-Aqua, a un precio de 27 zlotys por acción, lo que eleva el importe de la operación a 116 millones de euros.

La OPA está condicionada a la aceptación de las autoridades comunitarias de competencia y a que concurran a la misma acciones representativas de al menos el 49,53% de la compañía polaca, con el objeto de asegurar que Dragados disponga de una participación superior al 50% tras la oferta.

Pol-Aqua es una compañía polaca que opera en el sector de la construcción con una facturación anual de 300 millones de euros, un margen Ebitda (resultado bruto de explotación) del 7,7% y un margen neto del 3%. La empresa cuenta con una cartera que garantiza 18 meses de actividad.